26 de agosto. Ciudad sin fotografías: tercera parte


Cancelé la cita con Alondra M.
Un viaje.
Un largo receso por la carretra.
Miro por la ventanilla.
Este país sólo tiene una fotografía posible.

---


Son las dos cuarenta y siete de la mañana.
Hace unas horas me fingí borracho, roto.
Nada más fácil que fingir.

---

Todo está dentro del rompecabezas.

Pienso en que pocas veces me han rechazado de manera tan cortés.

---


Por la tarde miré una catedral con un vitral rojo y un cristo cercano al vacío.
Descubrí que existe el amarillo cafesoso.

---



Estoy en blanco.
Tengo más de catorce horas sin pensar.

2 comentarios:

La Sibila de las sílabas sibilantes dijo...

Es necesario, algunas veces, que la vida nos pase sin pensar.

Es necesario a veces, desaparecer enemedio de la lluvia.

No os preocupeis, que sigas mejor, nos vemos el pròximo año,Feliz Navidad!

Un abrazo

dèbora hadaza dijo...

me cuesta seguirte la pista...

quiza no hay pista.

Elefante
,,
costasinmarcostasinmar