pensión























                                                   
  estaré en la franja muschietti
                                                                 de las enfermedades crónicas
                                                                 el hígado como un cuadro de unicel
                                                                                 como un pliego de picar

                                                             en la franja de los hombres que huyen de su familia
                                                                          de la primera que duro dieciséis años
                                                                          de la segunda que se potencia en los meses de julio y diciembre
                                       
                        en la franja de los que falsifican la caducidad de sus dientes




                 

Territorios: Marosa di Giorgio













La obra poética de Marosa se reúne en Los papeles salvajes. Libros y textos que combinan la rabia, las intuiciones, la ingenuidad: una escritura absorta en animales y plantas que desfiguran las fronteras y definiciones del realismo. Una escritura que no escapa de su entorno sino que se concentra en ciertos detalles y fisuras de esa fotografía que llamamos Historia.

***
Por esos años muchos fueron crucificados. En la tormenta se veían las cruces negras y delgadas. Llegaban aullidos en el viento; otros morían delicadamente. En casa me previnieron contra los crucificados, que después desgajaba el viento.
Al ir a la escuela yo sentía temor, miraba hacia todas partes y me detenía para ver hacia atrás. Los jardines de lechugas se encendieron sin pausa, y los de repollos, grises y celestes como el humo, y también rosas incendiantes, estrelitzias de oro. Y a lo lejos estaban los crucificados.
Al trabajar bajo la mirada de la maestra, mi corazón quedaba chico como el de un cordero y grande como el de papá.
En medio de números, letras, yo veía a través de las ventanas, el bosque remoto. Y el pálido horizonte con los crucificados.

(Los ojos del gato eran celestes como vidrio y alhelí)

***

El que gobernaba los bosques era feroz, era ferozmente multisexual, es decir, reunía en sí mismo, muchísimos sexos, y uno más. Casi todas sus bodas se cumplían en él mismo, con él. Iba desnudo, luciendo todos sus sexos, o vestido de agua y turquesa, con estrellas pardas sobre la cola y la sien. Era bellísimo. Gobernó los bosques moviéndose como una llamarada, pero dejaba a todos rígidos igual que serpientes; administraba el bosque como si fuera una bombonera o un nidal. Para él eran lo mismo los trenes y las lagartijas. Violó a las niñas casi inmediatamente después de nacer, mas sin causarles ningún desprestigio; de él venían todo el mal y gran beneficio. Llevaba el corazón a flor de piel, a la vista; su corazón era en forma de topo, tucutucu, daba bramidos, saltaba hasta el suelo, lleno de pelos, dientes y uñas; y boca; y volvía, saltando, hacia arriba, hasta el pecho tremendo y perlado, y moviente como una fogata.
Y tenía amistades lejanas que le llamaban el Dios de los Cedros y Dios.

(Los ojos del gato eran celestes como vidrio y alhelí)

***

Así que ése era el jardín de mandrágoras. Estaba allí y no me había dado cuenta.
Ese era el jardín de los ahorcados. Tironeé una mata, y sí, vi la raíz en forma de hombre. Corrí, loca de terror, al interior de las habitaciones, de donde por cierto, nunca me había movido. Así que ése era el jardín de los ahorcados. Por cada ahorcado, una mata. Pero, hurgué en mi memoria y no había señas. Busqué papel y pluma, mas los parientes demoraban tres años en contestar. Di un grito y fue inútil. Corrí hasta el fichero, el armario, y sólo había cajas de dulce y quesos color rosa, o celestes, cada uno con un ratón en el interior. ¿Los periódicos? Nunca trajeron nada verdadero.
Entonces, llamé a las Empleadas: ―Aline. Todas se llamaban Aline y tenían un par de alas minúsculas cerca del hombro. Les dije: ―Díganme, ¿es verdad que los ahorcaron?
Ellas se cubrieron el rostro, volaban, se desliaban, sigilosamente, a ras del suelo.

(Los ojos del gato eran celestes como vidrio y alhelí)

***

Todo estaba puesto en el aire, llameaba, suelto. Una cabeza de muchacha, allá en lo alto, sólo una cabeza, con la trenza rubia en punta, en vez de cuerpo.
Un perrito flotaba en dos patas; en otro sitio, una ardilla, igual. El gallo con un ala hacia arriba creciendo como rama. La sirenas zambullían en el cielo. Las “rayas”, perdida su agresividad, eran escudos fijados al espacio. Había gente que cabalgaba en caballos sin patas por el aire.
Volaban quietos a un lado el lauredal y en el otro extremo personajes revestidos, representaban para sólo un animal.
Y todo esto cubierto de un cierto brillo en rosa satinado.
Mas, más allá, mucho más lejos y más lejos, se veía un arco iris negro, roto en tres partes. Se extendían cielos espantosos y muy pálidos.

(Los ojos del gato eran celestes como vidrio y alhelí)


Más textos de Marosa di Giorgio en Territorios.






lvro























                                                                                                                                            quedará una deuda de distancias
                                                         la noche en que te masturbas junto a tu padre 
                                                                           los pagarés con fotos de tu hija en el reverso
                                                                                      con tu falta en su parto
                                                                                 en su lustro de mallas y zapatitos con luces

             







un céntimo de mi saliva en los vasos que uso























                                                                habrá un remanente de esta confianza de confusiones


                                    ¿qué es el futuro?
              a) un sistema matemático de agujeros

                                             quedará esa carencia de juventud
                                                                 ese tallar los bordes de los nudillos
                                                                 la estancia a 4000 metros de altura
                                                                 la posibilidad de tu botón de dicha
                                                                 dividir las jornadas en palos de vapor
                                                                 en vecinos con el cuello de aceite













las pelotas de tenis que robo al pasar por las banquetas










quedarán los envases de refresco de las bardas
el tanque de gas picado
láminas reducidas a un horno que desposeemos 


quedará el piso que barremos en largas hebras
el sonido del calentador insuficiente de agua
la base y el escritorio que vendí en quince billetes falsos
los muebles que se traga la basura
la inutilidad del tocadiscos y la máquina de teclas





--------------

Debido a las circunstancias: 


Treinta y cinco

Podría empezar escribiendo
"En medio del camino de mi vida"
pero tantas veces cumplí los treinta y cinco
que ahora debo trazar algunas líneas, borronear otras
y decir tal vez
lo que no puedo decir o nunca supe
o hubiera dicho igual de cualquier modo.

No elegí el camino de la purificación
ni el recuento de magníficos desastres.
Elegí las palabras porque no pude elegir el silencio,
porque en las noches me visitan, implacables y hermosas,
para cerrar viejos círculos,
incendiar selvas, desordenar constelaciones.
Vuelven
en estrellas giratorias que se hunden en el mar
y yo les hago adiós con un pañuelo:
                                          Cuadernos, Crónicas, Archivos,
Sermones, Rituales, Libros, Canciones, Recuerda
Cuerpo en los ojos que te miraban
y nada supiste hacer sino callar
y escribir para nadie estas palabras. 

Eduardo Chirinos.

frcntr

                                                                     
















                                                                   (dejé a ciertas personas
                                                    porque compartían las preocupaciones
                                                                            de los noticiarios

                                                               informar sobre a) fulano engordó
                                                                      b) zutana terminó su matrimonio
                                                        c) perengano dejó en la casa de empeño
                                                                     su garganta  

                                                                 sus títulos de impotencia)

tct

                                                                             





















                                                                                          (envases con amistades y oficios que no seguí
                                                                                 

                                                                                    los clasifico según castellanos
                                                                          en las etiquetas se lee felicidad
                                                                                               amor
                                                               

                                                                 los frascos grandes conservan fetos
                                                                               en distintas fases de desarrollo)
                                                                                   
Elefante
,,
costasinmarcostasinmar