Yo iba a ser Homero










5.
En el escritorio cada objeto tiene una marca que lo vincula con una multinacional. Excepto una libreta que Carolina me hizo con papel reciclado. Lo demás es un producto sujeto a la publicidad. Objetos para hacer confortables mis 6 horas de oficina. Para hacerme olvidar que allá afuera la realidad está en llamas, que dentro, mis páncreas y mis pulmones se pudren. Objetos para anestesiarme, para evitar los slogans contra lo que considero mi existencia:

la vida son las vacas
que pones en el río
para atraer a las pirañas
mientras los bueyes pasan

¿Quiénes son las pirañas? ¿Qué ruidos hacen? ¿Alguna vez alguien ha intentado hacer una barbacoa de piraña? Y ¿quiénes son esos bueyes? ¿Hacia dónde pasan? ¿Van a presenciar a los que preparan el día de campo, a esos que estarían encantados de que lo que tiene vida y respira se quedara inmóvil y dejara de conspirar? ¿Leminski leyó a Nicanor Parra o al revés: «Ordenar una vaca / y tirarle la leche por la cabeza»?

6.

Los perros locos –durante los últimos siglos de bestsellers y blockbusters- corren peligro. No por su insania o su bestialidad. Sino debido a los biógrafos y al público que exigen la redención y la epifanía. Si Disney se interesara por Li Bai no habría río, no habría horca para Villon. Nuestras sociedades demandan que los desafiantes regresen.
Unos pocos son los que mantienen el gesto de la lengua de fuera:

ayer tuve la impresión
de que dios quiso hablar conmigo
pero no le di oídos
¿quién soy yo para hablar con dios?
él que cuide de sus asuntos
yo cuido de los míos


Para leer este comentario sobre Paulo Leminski: VozEd









Gabriel Grun o la ironía








1.
El artista cumple sus fantasías: se convierte en una figura de acción: G. I. Joe o Wolverine. Más que buscar una etiqueta académica: el postfigurativismo, el neoclasisismodelaprimeramitaddesiglo, ser una de las imágenes de la publicidad y del mercado, ese paraíso sin dioses y sin expulsión. Incluir en el retrato a Durero y a Juan O’Gorman pero situarlos frente a una pared de ladrillo: convertirlos en personajes de stand up comedy.


Autorretrato con muñeco de mí mismoGabriel Grun


2. 
Éste es el momento de hacer segundas partes. Veintiún siglos después intentar Las metamorfosis, la caída de los elegidos. Para esto habría que cambiarse el nombre a Ovidio Posada e incorporar algunos de los hechos históricos y artísticos más recientes: desde el cristianismo y el surgimiento de cientos de imperios (La divina comedia, elParaíso perdido, las guerras santas, Roma, París, Londres, Nueva York) hasta el neoliberalismo (El Capital, las teorías del colonialismo y un catálogo detallado de las vanguardias y sus contrarreformas). Convertirse en una especie de Pierre Menard cibernético, un artista que domine y difumine los estilos y las escuelas, un hombre capaz de actualizar la mitología y combinarla. Reavivar la obra (evitando los remakes de Hollywood) si el mito de Dafne y el laurel ya resienten su antigüedad, crear una nueva Dafne que se convierta en Queso Gruyere.







Para leer el artículo completo: Punto en Línea, UNAM






Crónica de un fin de semana

























                                                                               doce horas
                                      con objetos rotos                                                 de segunda mano
                                                                             para ganar 40 pesos
                                                   
                                                miro a los que desayunan                                      a los que comen la mitad de su quincena
                                                                a los que asisten a la iglesia con su camisa de moisés
                                                                        a los que se desahogan en las máquinas de azar
                                       a los que devalúan sus pómulos con el brillo del parabrisas







 

etcétera
















                                           seré uno de los hombres que pasarán a la historia
                              en las fotografías soy la persona no identificada
                                             en los comentarios aparezco como y los otros
                                        cuando alguien escribe mi nombre se convierte en una errata







El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
















                                     me canso de ser este hombre de mediana edad
                                                                      mediana inteligencia
                                               nulo dinero
                                             
                                                                                      me canso de mis monólogos y mis repeticiones
                                                                                                                
                         sin embargo es divertido cambiar los precios en el súper
                                         dejar un perico en los estantes
                                   
                                                    no quiero seguir siendo este hombre que se niega
                                      que esconde las actas de nacimiento
                                                                     los talones de cheque
                                                        
                                       huyo de las casas de mi juventud
                                                            de mis zapatos y de ciertos domingos igual a grietas

                                             conservo las fotografías de mi futuro
                                                  de la altura de mi vejez

                                          para distraerme paseo por plazas donde los abuelos andan en calzoncillos
                                 por salas donde ocurren ciertas historias entre el padre y alguno de sus hijos
                                                                                 







                                            

los golpes de aguja de mis brazos















               abandono la casa de abrazos y fragmentos
               el desayuno húmedo de días

               me enredo en los caudales de nada  
               en la deuda de huecos
               en la persecución de fugas

               ato a mis arterias distintas piezas de origami 
               
               




Abandono la caja de abrazos
la casa de fragmentos que fue mía
el desayuno húmedo de día
los golpes de aguja de mis brazos.

Huyo al enredarme con los lazos
de una deuda de huecos que desvía
mis caudales de nada y de porfía
mi abundancia de sueldo en pedazos.

Me pierdo en el dorso de esta vana
persecución de fugas y ecos míos.
En esa silla de ayer ufana.

Ato a mis arterias y a mis bríos
piezas origami y aquella gana
de ahorgarme fuera de los ríos.


tercer tango del viudo














                           entras a la casa que compartimos durante nuestra juventud de saldos y préstamos
                                           tiras al suelo los cristales
                                                            escupes
                         maldices cada parte de mi cuerpo
                                         
                                         observas mis playeras de días
                                 mis calcetines de semanas
                                                  rompes los cuadernos con mis enfermedades
                          
                                                       para recuperar mi vida pasaron lustros
                                      dormí en solitarias pensiones
                                              perdí mi comida helada
                               vendí los cubiertos que podrían deletrearnos 
                                   llené la vitrina con tijeras 
                                           empeñe mi voz con tal de saberte en esa calle horrible como ciertas manos
                                           recordé el claro día de tus piernas
                                                                        la sencillez de tu pubis
                              el gusto de tu espalda por las paredes
                                                  el tenue olor de las axilas
                                           
                                        ahora sé la cantidad de muertos y desastres que nos separan
                                               reconozco que estuve pegado a ti como un caballo
                                      como un joven que necesita oler la sangre de su primer matrimonio
                                            





                    
                                          
Elefante
,,
costasinmarcostasinmar