Tijuana sounds machine


Al escuchar lo nuevo de Nortec recordé el descubrimiento del Odio funky.



Dos días después subí a una motocicleta. Veintidós años sin hacerlo. Con el casco me sentí en 2001: Odisea en el espacio. Luego, pensé en Trinity y el cerrajero. En mi cabeza el presente es una película de ciencia ficción.



El domingo antes de entrar al estadio de beisball, antes del tormentón que suspendió el partido, Shake it up era lo que sonaba.



Al igual que un personaje de Fuguet podría reconocer las etapas de mi vida por la influencia de las películas que vi en esos momentos.
Fui Travis en mi última ruptura, cosa por la que me felicito enormemente.

3 comentarios:

dèbora hadaza dijo...

si de las pelìculas o de las canciones, gracias por los relojes, es que ahi suena a g! sin embargo es un engaño...

Anuar Zúñiga Naime dijo...

Yo también te felicito, que personaje mas chingón.
Are you talking to me?
Un abrazo

blogger user dijo...

¿será una enfermedad de nuestros días?

Elefante
,,
costasinmarcostasinmar