Determinado rumor.










¿Habrá sido punk en su vida pasada?

Soñabas con una bóveda, deslizarte en paredes doradas de monedas y joyas. Para entrar debías dar una contraseña: I wanna be Anna Livia Regina Plurabelle. Después vencer a una adolescente frente a un tablero. Cuando lo contaste a tu analista te pidió que en la siguiente sesión te limitaras a tus experiencias con tu padre y si daba tiempo a la angustia que te provoca el ruido del garrafón de agua de la oficina. 


“La campeona de ajedrez
camina por el hotel
masticando aros de cebolla
en su brillante cajita naranja.

Esto no le impide el análisis
de la defensa siciliana
(peones entregados al fragor
de la pequeña ilusión).

Tampoco olvida los senderos
invisibles del Pato Donald,
ni la filiación errática
de sus sobrinos pródigos.”

Fragmento de: Alejandro Méndez. Cosmorama.”






Lee el artículo completo en Punto en Línea UNAM



Elefante
,,
costasinmarcostasinmar