dulzura









viajamos con la comida numerada 


te escondes en los lugares obvios
estacionamiento
cocina


yo rogándote a que salieras


llegamos a aquel hostal
donde las cisternas crujían


mucho pienso en el disolverte de cansancio
en la negativa a que te probara


durante ese tiempo 
fuimos cristales
capulines
los aparatos que alguien deja encendidos en la madrugada





2 comentarios:

Sarco Lange dijo...

Gracias al cielo no se apagaron.

Bs.

Anouk A. dijo...

"te escondes en los lugares obvios"

Me gusta mucho el poema. Me hace pensar en un lugar alejado, en pequeños gestos ambiguos de tanta intensidad, en movimientos que parecen cubrir lo que en realidad pasa bajo el transcurso del tiempo.

me gusta lo que escribes últimamente... :)

Elefante
,,
costasinmarcostasinmar