Un largo día


Mi hijo está en un sillón color rojo.
Tiene fiebre.
Le sirvo el desayuno.

Horas después encendemos el televisor, él busca entre sus películas Animatrix.
Transcurren tres de los cortos.
Luego anuncio habrá una carrera en Alemania.
Buscamos el canal.
Son las 2:37 y la cámara enfoca a un negro con uniforme amarillo y verde.
El hombre gesticula, pronuncia algunas palabras.
Los comentaristas recuerdan el 9.69 de los pasados juegos olímpicos; lo enemistan con un norteamericano de apellido Gay.

Suena el disparo.
Un mal arranque de Bolt.
Da siete zancadas antes de levantar el rostro.

El hombre busca entre las gradas alguien que le regale una bandera de Jamaica.
Baila.
Sonríe.
Un hombre blanco y viejo le exige pose junto al tablero donde se lee: 9.58 NW RECORD.

Terminamos los cortos.
Comemos y decidimos ver la segunda y tercera parte de Matrix.
Nos sabemos diálogos de memoria.
Antes de dormir me pregunta si el hombre negro durante la carrera vio números verdes.
Le contesto que sí.
E imagino una escena dentro de diez años, los dos con gabardina y hablando del caso que podría terminar con todos los casos.


1 comentario:

ana dijo...

Me interesan esas hiladas del poema.
besos y gracias por el saludo.

Elefante
,,
costasinmarcostasinmar