leyó lo que decíamos del vapor que se levantaba de nuestras bocas en aquella helada




















deja el clarinete en la baranda


su primera audición 


en el escenario la orquesta afina
los metales son gigantes que arrastran los pies


frente a ella hay un sillón
le recuerda a las personas que pasean 
cerca del mar una tarde con viento 


un joven le anuncia que es la siguiente


el director la saluda
comenzaremos con brahms


mientras toca piensa en una escena de pavic
dos mujeres hablan en un jardín 
sobre el ejército de terracota
en la posibilidad que los soldados sean una carta
para alguien muerto que necesita recibir el mensaje


al concluir el scherzo nota cómo suda
las manos principalmente
se limpia en la falda 
el técnico de audio
la ve y le ofrece un pedazo de papel higiénico









2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta!!!!!!!!!

dulce susurro de cuchillas dijo...

Me robas las noches.....me diluyo en tus versos...........disfruto

bsos

Elefante
,,
costasinmarcostasinmar