homb









miré cómo te quebrabas en hilos
oí te convertías en dos para siempre


esos minutos tejieron una soga de tus costillas a mis pulmones
los médicos anunciaron que una aguja habitaría tu médula


lo conocí hasta decirle su primer y último nombre
sílabas que golpearon sus cartílagos
y los hicieron funcionar como una caja de música


te hallé tendida sin adivinar te rompías en el crecimiento de sus músculos
en el latido de su sistema


ignoraba vendrían catorce meses sin hallarnos







2 comentarios:

Sarco Lange dijo...

En esos meses los hospitales serán hoteles y los hoteles máscaras.

Y de ahí al cielo sólo habrá una mueca rabiosa.


Bss.

Mimo dijo...

Agrego tu poesía a mi favorita. Abrazo.

Elefante
,,
costasinmarcostasinmar