nanopigmento no tóxico


ç
ç
ç
ç
ç
ç
Miro esas películas con De Niro joven,
y resultan más demoledoras que cualquier espejo.

Me percato de las horas desperdiciadas,
de la obsesiva gordura,
de la calvicia incipiente.

De Niro pasó de ser Travis
a esos personajes de ocasión:
policía, amante, maestro;
papeles que solo requieren
leer adecuadamente las líneas.

Debí hacer lo mismo:
cumplir con mi obligación de pater familia
y desmentir la felicidad de los otros cuerpos.

Como él, debí aceptar que lo más difícil
es hacer bien los papeles mediocres.
ç
ç
ç
ç
ç
ç
ç

2 comentarios:

dèbora hadaza dijo...

Como él, debí aceptar que lo más difícil
es hacer bien los papeles mediocres.

esto no tiene abuela

Lirva dijo...

:(

Elefante
,,
costasinmarcostasinmar