Los entristecían cosas insignificantes: los avisos de los periódicos, el perfil de un burgués, una tontería oída al azar


Mi plan de no salir de casa quince días antes del concierto de Radiohead no será posible: el sábado 14 de marzo toca Nortec en el centro. Cambiaré mi régimen alimenticio, ahora no sólo comeré galletitas de avena, sino que incluiré dos ciruelas y un vaso de papaya con el propósito de tener la energía necesaria para bailar. Lo que no se altera es mi propósito de tener la máxima seguridad, así que si en lo de Nortec ven a un tipo con casco y coderas, ese seré yo.

3 comentarios:

dèbora hadaza dijo...

ja ja y yo que le decía Ánuar que no eras tan raro...

URGANDA dijo...

cuando Ir me lo contó pense que sólo era una broma...
saludos...

Anemonas & Medusas dijo...

no será tu el de la burbuja inflable que todos golpean?

Solo puedo imaginar algo mejor . . . volar sobre los espectadores con un "cohete Rocketeer" a la espalda . . . como Michael Jackson cuando aun creìa que no era abusador y que de la piel, de verdad estaba enfermo

Elefante
,,
costasinmarcostasinmar